– SAN JUAN DE AZNALFARACHE –

INVERSIÓN

 

¿BUSCAS LAS MEJORES OPORTUNIDADES DE INVERSIÓN EN SAN JUAN DE AZNALFARACHE?
PROYECTOS

 

¿TIENES PARCELAS, LOCALES, OFICINAS, NAVES O PROYECTOS DE INVERSIÓN EN COMERCIO, INDUSTRIA, SERVICIOS O DE I+D+I?

Acerca de la ciudad de San Juan de Aznalfarache

San Juan de Aznalfarache es una localidad de la provincia de Sevilla que se encuentra situada junto a la capital y a las orillas del río Guadalquivir. Su situación en altura dominante desde un cerro y su cercanía al río convierten a San Juan de Aznalfarache en un lugar privilegiado en el aljarafe sevillano.

El municipio tiene una extensión de 4 km² y una población de 21.195 habitantes.

 

Su cercanía a la capital hispalense convierte a San Juan de Aznalfarache en una ciudad dormitorio del área metropolitana y un municipio multicultural. Tiene un clima más fresco que Sevilla en verano debido a su altitud y a la influencia reguladora de las temperaturas que ejerce el Guadalquivir, de gran caudal, en buena parte de la localidad. Del otro lado existen gran cantidad de acuíferos.

 

La situación geográfica de San Juan favorece la economía local al encontrarse muy cerca de Sevilla y ser un nudo de comunicaciones entre la capital hispalense, la comarca del Aljarafe y varias localidades de la vega del Guadalquivir. Esto ha permitido que San Juan, basada en el sector servicios, desarrolle un importante tejido comercial, con presencia de grandes superficies y parques comerciales.

 

San Juan de Aznalfarache cuenta con una importante red de comunicación y de medios de transporte sostenibles, destacando la Línea 1 del Metro de Sevilla, que comunica el municipio de San Juan con otros municipios y con la capital hispalense. A ello se une una multitud de líneas de autobús del Consorcio de Transportes del Área de Sevilla.

 

Los restos arqueológicos, que nos hablan del origen del municipio, han dejado constancia de que San Juan de Aznalfarache es un municipio donde concurren muchas circunstancias, históricas y geográficas, que abren la luz sobre el pasado histórico del mismo.

 

Los primeros asentamientos de que se tienen noticias datan de la época de los iberos, es decir, fueron los primeros pobladores. En la época romana fue llamada Osset y llegó a ser una importante ciudad que incluso llegó a acuñar moneda propia.

 

Durante el periodo de Al-Andalus fue llamada Hisn-Al-Faray, que significa Castillo del Miradero, del que derivará el nombre actual. La fortaleza que dio nombre al lugar fue construida entre los años 1196 y 1197. Después serí­a residencia del rey-poeta Al-Motamid.

 

La conquista cristiana fue llevada a cabo por el maestre Pelay Correa, por orden de Fernando III. En el año 1248 pasarí­a a manos de la Orden militar de San Juan de Jerusalén. De aquí­ viene la primera parte de su nombre.

 

Su situación privilegiada agudiza su enclave estratégico a lo largo de la historia, sobre todo en época turdetana y romana, destacando la existencia del Lago Ligustino en el bajo Guadalquivir, lugar donde se realizaban los intercambios comerciales con Fenicia, Grecia Roma y Cartago, quedando San Juan inmersa en estos circuitos comerciales.