Infraestructuras de transporte

La necesidad de contar con buenas infraestructuras de transporte para aumentar el desarrollo económico

 

Una adecuada dotación de infraestructuras, que permita tanto las conexiones intrarregionales como las conexiones con el exterior, es un factor imprescindible para el aumento de la competitividad y, por tanto, para el desarrollo económico de las regiones y ciudades.

 

Laura Nistal

La inversión en infraestructuras puede reducir los costes de transporte y estimular el crecimiento económico contribuyendo, así, a conseguir un desarrollo más equilibrado del territorio.

La organización estructural de una red de transportes eficiente se convierte en un punto destacado dentro de cualquier población, tomando cada vez mayor protagonismo la idea de intermodalidad. “Sin duda, una buena red de transportes es una gran ventaja competitiva para cualquier ciudad o región y en Invest in Cities participan muchas ciudades cuya mayor ventaja competitiva es precisamente esa”, afirma Ignacio Alonso, director de la iniciativa.

La eficiencia que se desprende de la forma de operar del transporte intermodal lo configuran como la alternativa idónea para intercambios internacionales, siendo una importante fuente de ventaja competitiva y, en muchos casos, la clave del éxito en cualquier gestión de la cadena de suministro o plan logístico.

Infraestructuras de transporte

Foto: Pixabay

Las ventajas de la creación de espacios intermodales están ligadas a una mayor eficiencia y eficacia, a una mayor accesibilidad, a un importante ahorro energético, a un menor tiempo de espera en los desplazamientos, con la correspondiente disminución en el coste del transporte, y a la mayor capacidad de respuesta ante aumentos de tráfico.

Está claro que en los grandes núcleos urbanos la existencia de sinergias entre sistemas de transportes terrestres, aéreos y, en muchos casos portuarios, posibilita un mayor desarrollo económico, la implantación de más empresas y, por lo tanto, incremento del empleo.

Lo deja claro un estudio de la Universidad Politécnica que manifiesta que el desarrollo de la red de AVE ha mejorado los niveles de accesibilidad en un 49% a nivel nacional. Al mismo tiempo, se han reducido las disparidades entre las regiones y se han logrado mayores niveles de cohesión territorial en la distribución de la accesibilidad.

Además, el estudio destaca que los mayores beneficios no se han concentrado en Madrid y Barcelona, sino en ciudades pequeñas o medianas que tenían una situación peor en 1990.

Que las Administraciones Públicas se comprometan, por tanto, con el desarrollo y la mejora de vías de comunicación y medios de transporte es fundamental para la creación de riqueza, la instalación de empresas a lo largo y ancho de la geografía y su proceso de expansión y modernización.