La movilidad inteligente: un buen movimiento hacia el futuro

 

Oslo quiere prohibir los automóviles en el centro de la ciudad este 2019; Hamburgo propone erradicarlos antes de 2030, Madrid intentará que todo el centro sea peatonal durante 2020 y, de fondo, los días sin coches se suceden en París, Bogotá, Nueva York, Ciudad de México…

¿Es este el camino?

 

Laura Nistal

El 24% de las emisiones de gases efecto invernadero provienen del sector del transporte; el 70%, del transporte por carretera.

La Unión Europea, dentro del “Clean Energy Package”, ha fijado para 2020 una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, que un 20% del consumo total de la energía proceda de energías renovables y que la eficiencia energética se incremente en un 20%. Además, la Agenda 2030 y los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) van en la misma dirección.

En este contexto queda claro que hay que tomar decisiones y, por eso, todos los países industrializados están promoviendo normas con medidas concretas que afectan al transporte tal y como lo hemos conocido hasta el momento.

Foto: Pixabay

La innovación en el sector de la movilidad comienza a estar impulsada por el big data y la tecnología. Las claves pasan por el coche autónomo, el transporte compartido y la conectividad.

La movilidad inteligente da máxima prioridad a la ecología y las soluciones se traducen en menos congestión, aire más limpio, menor contaminación acústica y mejor acceso al transporte público.

Ya es habitual ver cómo conviven en nuestras ciudades patinetes eléctricos, autobuses híbridos, bicicletas, coches uso compartido… pero en los próximos años el vehículo particular dará paso a nuevas formas de movilidad que hoy ni siquiera alcanzamos a imaginar.

Habrá semáforos que ‘hablen’ con los coches, calles que recarguen baterías mientras conducimos y automóviles que circularán y aparcarán solos.

La ciudad del futuro será capaz de generar y autogestionar su energía, regular el tráfico y la iluminación de forma autónoma, dar electricidad a los vehículos e, incluso, tomarla de ellos para dársela a nuestras casas cuando lo necesiten.

En definitiva, la tecnología hará que las ciudades sean más limpias, competitivas, eficientes y habitables, grandes ejes del foro de inversión Invest in Cities 2019.