Alcaldesa de Teruel: Teruel está sabiendo posicionarse en un mercado competitivo

La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, nos habla en esta entrevista sobre los principales atractivos de la ciudad turolense, las medidas adoptadas por el Ayuntamiento en materia de sostenibilidad y las diferentes propuestas que están impulsando para la atracción de inversión extranjera.

 

¿Cuál ha sido su trayectoria profesional hasta asumir la alcaldía de Teruel?

 

La verdad es que es una larga historia. Yo siempre he estado vinculada desde pequeña al Ayuntamiento de Teruel. Mi padre fue interventor de este Ayuntamiento durante veinte años y en mi infancia siempre he oído hablar de la ciudad, de sus problemas, de sus soluciones, de sus esperanzas y de su futuro.

Después de diplomarme en Graduado Social y ser funcionaria de la Diputación Provincial de Teruel, en el año 1999 me afilio al Partido Popular y desde el año 2000 pertenezco a los órganos de la provincia y también regionales. En 2003, entro como concejal en el Ayuntamiento de Teruel y a partir de 2007 lo compagino también con el cargo de diputada provincial.

En este tiempo, además de ejercer labores de portavoz de la oposición, he llevado áreas de Hacienda, Patrimonio, Contratación, también de Cultura y de ayudas a todo tipo de programas. Cuando en 2016 el partido le pide a Manuel Blasco, que había encabezado la lista del Partido Popular al Ayuntamiento de Teruel, que vaya al Congreso, yo -que era la número dos de la lista- asumo con total naturalidad dar un paso al frente y ostentar la alcaldía.

Conocía perfectamente el Ayuntamiento de Teruel por dentro, conocía también la sociedad turolense y creo que tenía las nociones para saber lo que Teruel necesitaba. A partir de ahí, en 2019 encabezo la lista, ganamos las elecciones y hoy estamos gobernando.

Para mí ha sido un proceso largo pero también natural y, desde luego, siempre ilusionante y apasionante porque estar al frente de tu Ayuntamiento y representar a tu ciudad es de las cosas más bonitas que te pueden pasar. Ilusionante porque siempre hay muchos proyectos que poner en marcha y mucho trabajo para generar un futuro mejor para nuestra ciudad.

 

¿Cuáles son los rasgos más característicos de los turolenses?

 

Teruel tiene dos grandes virtudes. Somos una ciudad especialmente acogedora. Los turolenses lo son, pero no sólo a nivel personal, sino que la ciudad es acogedora, por ejemplo, para todo tipo de eventos, congresos, ferias… y aquellas empresas que quieren instalarse en Teruel rápidamente encuentran esa facilidad de acogida de las instituciones, de los proveedores, de los colaboradores… Ese sentimiento de ciudad acogedora que facilita las cosas a quien quiere vivir o implantarse en Teruel es uno de nuestros rasgos distintivos, pero también somos una ciudad muy dinámica para nuestro tamaño (tenemos 36.000 habitantes).

Teruel es una ciudad donde permanentemente están ocurriendo cosas, por tanto, como digo, para nuestro tamaño somos una ciudad excepcionalmente dinámica y, desde luego, yo creo que todos los turolenses, como buenos aragoneses, somos también tenaces. Cuando nos proponemos algo lo conseguimos y aquí hay muchas personas que se proponen cosas cada día y las consiguen, y que ayudan a otros también a conseguirlas.

 

Como gobernante, ¿qué le quita el sueño por las noches?

 

Afortunadamente, nada. Duermo pocas horas pero muy profundamente porque lo importante en esta vida es tener la conciencia tranquila, y yo la tengo. Además, yo siempre digo que de los problemas no hay que preocuparse, sino que hay que ocuparse.

Yo me dedico a ocuparme de los problemas y de las soluciones para mi ciudad y eso, seguramente, hace que concilie el sueño perfectamente porque, como digo, cualquier Ayuntamiento, cualquier ciudad, tiene muchas cuestiones de las que ocuparse pero para eso está el trabajo del día a día durante los 365 días del año, las 24 horas.

 

¿Cuáles son, a su juicio, los tres principales atractivos de su ciudad?

 

Teruel ofrece en estos momentos algo que no puede ofrecer una gran ciudad y que tiene un valor precioso, que es tiempo. El tiempo en una ciudad como Teruel cunde mucho más. Aquí, por ejemplo, cualquier empresa que tiene que hacer una gestión ante el Ayuntamiento u otras administraciones, o alguno de sus servicios, emplea poco tiempo en comparación con una gran ciudad donde cualquier gestión supone prácticamente un día entero o muchos más días.

Por tanto, Teruel ofrece esa comodidad, esa facilidad para aprovechar al máximo el tiempo. Además, como decía antes, somos una ciudad especialmente acogedora y, por otra parte, somos una ciudad también Patrimonio de la Humanidad que, en estos momentos, está liderando el crecimiento de turismo en Aragón, y ese crecimiento nos está reportando mucha economía.

Pero, además, tenemos elementos singulares como nuestro aeropuerto, que es una plataforma aeroportuaria para estacionamiento, mantenimiento y reciclado de aviones principalmente, pero que se emplea también para muchos otros negocios que no son tan visibles (porque los aviones se ven desde nuestra autovía), pero que están vinculados a drones, a investigación, a pruebas que se hacen con aeronaves, etc.

Somos también una ciudad vinculada a la producción agroalimentaria y a una cuestión cada vez más valorada: el sello medioambiental. Mientras otras ciudades luchan contra la contaminación, en Teruel y los alrededores tenemos una calidad ambiental excepcional.

No puedo dejar de mencionar nuestro vínculo con el conocimiento. Tenemos un campus universitario desde el que se hace investigación en astrofísica, paleontología… pero también empresas que desde Teruel están realizando investigaciones punteras en temas relacionados precisamente con el medio ambiente o con muchas otras variantes. Contamos con ese caldo de cultivo que permite, desde una ciudad pequeña, hacer grandes proyectos.

 

¿Qué le falta a Teruel para mejorar su posicionamiento entre las ciudades más atractivas de España?

 

Por desgracia, tengo que decir que las comunicaciones. Desde hace muchos años tenemos una autovía que nos comunica con el Mediterráneo y con el Cantábrico, que son dos polos importantes de economía. Estamos en el cuadrante noreste que acumula gran parte de la economía española y tenemos esa comunicación por autovía hacia esos polos y también hacia Francia y otras zonas, pero nos falta una comunicación con Madrid y el ferrocarril.

En estos momentos se están haciendo inversiones en el ferrocarril que ya han hecho que los trenes de mercancías pasen de tres a treinta semanales, y las inversiones que se están llevando a cabo por Adif y por el Ministerio de Fomento nos garantizan, según el puerto de Valencia, que en poco tiempo veamos muchos más trenes de mercancías pasar por nuestra ciudad. Aunque seguimos invirtiendo en comunicaciones, es cierto que es nuestro hándicap, aunque eso no impide que logísticamente estemos situados en una zona privilegiada y, por tanto, que también desde Teruel sea posible sacar mercancías o realizar actividad económica para ese cuadrante noreste que tanta actividad acumula.

 

¿Qué medidas está adoptando el Ayuntamiento para acometer los retos relacionados con el crecimiento sostenible?

 

Como decía anteriormente, Teruel parte de un punto privilegiado en materia medioambiental, pero desde el Ayuntamiento nos hemos tomado muy en serio los objetivos de desarrollo sostenible.

En estos momentos estamos trabajando por una ciudad más eficiente en materia de alumbrado, consumo de agua, zonas verdes… y no sólo en lo que se refiere a consumo de energía sino también en ser una ciudad inclusiva y una ciudad que tiene esos valores de compromiso con los ODS porque sabemos que también eso es un sello de calidad y, por tanto, ese es el eje transversal que inspira todas nuestras actuaciones.

 

¿Qué medidas se están promoviendo desde el Ayuntamiento para atraer inversión extranjera?

 

En Teruel ya hay inversión extranjera. De hecho, hay una fuerte inversión extranjera con grupos como Ronal, que tiene más de 400 trabajadores; Röchling, que es una empresa alemana que se instaló en la última legislatura; o Tarmac, en el aeropuerto, que es filial de Airbus. En estos momentos, las principales empresas en número de puestos de trabajo son precisamente de capital extranjero.

Teruel está sabiendo posicionarse en un mercado competitivo. Todas las ciudades luchamos por atraer empresas a nuestro territorio y esa competencia es muy alta y a veces no es fácil, pero es cierto que las buenas referencias de las empresas que ya están instaladas en Teruel suponen un llamamiento a otras nuevas. Además, el aeropuerto de Teruel va a generar nuevos puestos de trabajo y eso a su vez va a traer nuevas empresas auxiliares.

Aquí hay empresas de componentes del automóvil, como Ronal o Röchling, y eso no es por casualidad sino porque también estamos bien posicionados respecto a puntos de fabricación de automóviles. Desde el Ayuntamiento de Teruel trabajamos para comercializar nuestra ciudad también en promoción con empresas de capital extranjero.

 

Acabamos de atravesar un periodo con múltiples procesos electorales. Más allá de lo puramente político, ¿qué sensaciones experimenta una alcaldesa en estas circunstancias?

 

Como muchos ciudadanos con preocupación, porque el hecho de que haya instituciones con los presupuestos prorrogados afecta, y mucho, a los ayuntamientos y a la economía. A veces los ciudadanos pueden levantarse por la mañana, ir a trabajar y pensar que su vida sigue, aunque en algunos casos no haya gobiernos o no haya presupuestos, pero esta situación afecta a la economía, afecta a la marcha diaria, también a las inversiones en infraestructuras y, por tanto, veo con preocupación esta fase política de alta inestabilidad.

Es cierto que los ayuntamientos somos distintos, porque las elecciones son cada cuatro años y no hay otra posibilidad, y somos seguramente las instituciones más estables. Como digo, como alcaldesa y como ciudadana veo con preocupación esta inestabilidad que el fraccionamiento del panorama político está generando. Yo creo que tener unos arcos parlamentarios tan fraccionados nos está trayendo peores consecuencias que tener esos arcos parlamentarios más concentrados. Yo espero que esto sea una época transitoria y que volvamos a tener instituciones estables en España.

 

¿Qué lugar le gustaría que ocupara Teruel dentro de cinco años?

 

Yo quiero que Teruel crezca en población y crezca en empleo. Cuando el Partido Popular entró a gobernar en el Ayuntamiento de Teruel el paro llegaba al 18% en esos momentos de crisis, hoy tenemos un paro de un 9% y la población, que había comenzado a descender, ahora está creciendo.

Por tanto, a mí lo que me gustaría es con una ciudad que genera empleo, que es atractiva para aquéllos que desean crear su proyecto de vida en nuestra ciudad y por tanto que crece, siendo también motor de la provincia porque nosotros somos la capital de la provincia de Teruel y entendemos que nuestra actividad económica tiene que servir también para contribuir a la actividad económica del resto de municipios de nuestra zona de influencia. Lo que espero es tener una ciudad que crezca en empleo y en población. Lo que está en mi mano, que son las infraestructuras municipales, espero que en estos cinco años experimenten un vuelco importante con grandes inversiones.